Animales del Llano - Hector Fabian

tonina

Escrito por hectorfabian 26-11-2008 en General. Comentarios (5)

 

 

http://puertocarreno-vichada.gov.co/sitio.shtml?apc=m-G-1951917-1951917&volver=1    http://www.cda.gov.co/noticias.shtml?x=1053593

 

 

Es el delfín de agua dulce más grande del mundo. Alcanza longitudes de hasta 2.80 m y pesos de 180 Kg. El cuerpo es robusto, poco hidrodinámico pero muy flexible. El hocico es alargado y provisto de más o menos 106 dientes. La dentadura de estos delfines es de tipo heterodonta, es decir que tienen diferentes dientes (incisivos y molares), a diferencia de los delfines marinos que es homodonta. Los ojos son pequeños pero funcionales, adaptados a las condiciones del agua turbia donde habitan. El melon es pronunciado, especialmente en adultos. Esta estructura sirve como un direccionador acústico para las ondas que producen (ecolocalización). A diferencia de los delfines marinos, Inia puede mover la cabeza de lado a lado, debido a que las vértebras cervicales se encuentran separadas y no fusionadas. Las aletas pectorales son grandes y con gran capacidad de movimiento. La aleta caudal es baja y prolongada. La coloración es variable, generalmente cuando nacen son de color gris y a medida que crecen pueden mantener esta coloración, volverse rosados o tener patrones intermedios. El color rosado está determinado genéticamente, pero su intensidad depende de la actividad física del animal.

Esta especie se encuentra ampliamente distribuida en las cuencas del Amazonas y el Orinoco, en países como Colombia, Venezuela, Brasil, Bolivia, Ecuador y Perú. Actualmente se reconocen dos especies: Inia boliviensis, en Bolivia, e Inia geoffrensis con dos sub-especies: I. geoffrensis geoffrensis en la Amazonía e I. geoffrensis humboldtiana en la Orinoquía.

ocarro

Escrito por hectorfabian 26-11-2008 en General. Comentarios (7)

OCARRO

 

 

 

El Ocarro es un armadillo que corre a grandes velocidades por las sabanas del Meta y Vichada. Es un animal tranquilo que se alimenta de cieno y de las ramas de algunos árboles que también crecen por la zona de los llanos orientales tan rica en fauna y flora. Esta biodiversidad se empieza a apreciar a cuatro kilómetros de Villavicencio por la vía que conduce al municipio de Restrepo en el Meta: a esa altura, a mano derecha de una carretera rodeada de siete cueros y otras especies nativas, el Bioparque Los Ocarros, alberga 193 especies diferentes y 1900 ejemplares, entre mamíferos, reptiles, aves y peces.

El proyecto Bioparque Los Ocarros, que se inició hace seis años y se hizo realidad el pasado 11 de octubre cuando abrió sus puertas a Colombia y al mundo, es un escenario para la recreación y un destino turístico excepcional, de talla internacional que aprovecha las oportunidades y fortalezas de la región alrededor de la moderna industria del turismo, para proteger la fauna, la flora y el ecosistema.

En este parque con el nombre a aquel armadillo tan familiar en la zona y que hace parte del diario vivir de los llaneros, los ocarros conviven con los osos de anteojos, el oso palmero, el puma, el tigre mariposa, la nutria gigante de río, el mico tití, el caimán del Orinoco, el mono aullador, el cachirre, la anaconda, la serpiente mapaná, con exóticas especies como el ave carrazo, el paujil y la garza morena, entre otras maravillas de la fauna de la región. Los habitantes permanentes del Bioparque Los Ocarros conviven en 5.5 hectáreas de exuberante vegetación donde disfrutan de un hermoso lago natural alimentado por las aguas del caño Aguas Claras.

Sin barreras ni barrotes cada especie se encuentra en su hábitat natural. Quienes visiten el parque pueden encontrar esteros, sabana, morichal, bosques de galería y río, paisajes que emulan los respectivos elementos de flora para cada animal. Además, cuenta con un sector dedicado a brindar información a los niños sobre la importancia de conservar las especies y tomen conciencia de lo imprescindibles que son, tanto la flora como la fauna, en el proceso de desarrollo sostenible.

Los visitantes que empiezan a llegar de diferentes partes del país y del mundo, disponen de senderos naturales, lanchas recreativas para recorrer el Bioparque Los Ocarros y observar en su hábitat. De guías y guardas especialmente capacitados, de un salón múltiple para conferencias y eventos especiales y un restaurando donde pueden saborear exóticos platos de la región.

Al Bioparque Los Ocarros se llegar a través de una carretera pavimentada, en taxi o en transporte urbano desde el parque del Hacha, en el centro de Villavicencio.

el ave del paraiso

Escrito por hectorfabian 03-11-2008 en General. Comentarios (0)

Ave del Paraíso

Estas flores tan llamativas son unas de las joyas más conspicuas de la selva nublada de Rancho Grande en el Parque Nacional Henri Pittier. Allí, en las montañas de la cordillera de la Costa, en el Estado Aragua, en las vías a Ocumare o a Choroní, crecen estas plantas tan llamativas.

El Ave del Paraíso es una musácea, del género botánico Heliconia, de la especie acuminata, pariente de plantas como el riquiriqui y el platanillo y, por supuesto, del cambur o el plátano, especies éstas que producen frutas muy apetecidas por el ser humano.

La Heliconia acuminata o Ave del Paraíso, es una planta esbelta, de dos o tres metros de alto, de hojas pequeñas de unos veinticinco de largo, que crecen opuestas y alternas a lo largo del tallo. Las inflorescencias son erectas, de 40 cm de largo, con unas siete espatas (hojas modificadas) de color rojizo con la base verdosa.

En la base de cada una de estas espatas se desarrollan hasta quince flores de cuatro centímetros de largo, de color anaranjado, con una mancha negra en la punta. Las frutas (no apetecibles para el humano) son amarillas, con su parte superior anaranjada. Según los botánicos, unas treinta especies de Heliconia, adornan con sus flores las selvas húmedas y nubladas de Venezuela.

el saman

Escrito por hectorfabian 03-11-2008 en General. Comentarios (0)

El Samán

El samán es un arbol comunmente llamado el arbol de lluvia. Esto se debe a que cada vez que va a llover y el cielo se oscurece. Otros de sus nombres mas comunes son mimosa saman, samanea saman, Carabalí, Urero, Cenicero y cientificamente Samán Pithecellobium. Pertenece a la familia de los Mimosaceae. Abunda en las tierras calientes, se reproduce por semillas y es de rapido crecimiento.

Es un arbol de gran porte con una copa ancha y densa, su tronco es gruso y sin espinas. Sus hojas son bipinnadas con 2 a 6 pinnas cada una de las cuales hay de 2 a 8 folíolos algo oblongos y obovados. Tiene flores en grandes umbelas blancas y rosadas. Legumbre linear, algo curvada, de 10-20 cm de longitud. Especie de gran desarrollo que necesitan de mucho espacio. No tolera el frío. Requiere riegos cuando joven, siendo más resistente a la sequía de adulto. El fruto sirve de alimento para el ganado. La madera de los árboles jóvenes es buena de trabajar, no así la de los árboles adultos.

La Mono-vaina (Pithecellobium saman), samán en español, es un árbol de crecimineto rápido que se ha introducido a muchos países tropicales a través del mundo de sus habitat nativos en América central y América del sur norteña. Aunque está plantado generalmente como árbol de la cortina y ornamental, se ha naturalizado en muchos países y se valora grandemente en pastos como cortina para los ganados.

Corto-boled, con una corona que se separa cuando haber crecido abierto, él forma un vástago largo, relativamente recto cuando está espaciado de cerca. Su madera se valora altamente en algunas localizaciones para las tallas y los muebles. El nombre común lo más extensamente posible usado para la especie es raintree, de la creencia que el árbol produce la lluvia en la noche. Los prospectos se cierran para arriba en la noche o cuando bajo cubierta pesada de la nube, permitiendo que la lluvia pase fácilmente a través de la corona.

Este rasgo puede contribuir al hecho con frecuencia observado de que la hierba sigue siendo verde debajo de los árboles en épocas de la sequía. Sin embargo, el efecto que sombrea de la corona, la adición del nitrógeno al suelo por la descomposición de la litera de este árbol leguminoso, y posiblemente, los droppings pegajosos de los insectos de la cigarra en los árboles todos contribuye a este fenómeno.

El nombre común hawaiano, mono-vaina, se utiliza aquí porque es una derivación lógica del Pithecellobium conocido científico (pendiente del mono en griego). Además de la mono-vaina, del raintree, y de saman, que es su nombre a través de América latina, el árbol se llama mimosa en las Filipinas/Roger G. Skolmen.

los grandes helechos

Escrito por hectorfabian 03-11-2008 en General. Comentarios (0)

Los Grandes Helechos

Desde el Carbonífero, hace 300 millones de años, estos helechos, probablemente sirvieron de alimento a bestias prehistóricas, y sobrevivieron por haber podido sintetizar complejas sustancias orgánicas secundarias de mal sabor o venenosas para evitar ser el alimento de posibles depredadores.

Hoy día, sirven de alimento a pocos animales y apenas se le conocen algunos parásitos, comensales o depredadores. El ganado no lo usa como forraje, y no se conoce ningún vertebrado que use su tronco o sus densos frondes como alimento.

Estos helechos de porte arbóreo presentan un falso tallo, producto de la compactación de las raíces que sostienen su bello fronde, a modo de corona de hojas compuestas. Su silueta es la de una sombrilla de filigrana verde, que se confunde con la espesura y contrasta con la neblina de la selva.

Cuando muy viejos, crecen hasta unos veinte metros de alto. Los helechos arborescentes llegan a sumar en el mundo unas 700 especies pertenecientes a sólo dos familias. Crecen muy bien en terrenos inclinados, bordes de carreteras y taludes bien asoleados, mostrando al paseante su belleza.